Piquer anima a trabajar de forma proactiva en empresas saludables y mejorar la competitividad y productividad

Solicita un esfuerzo colectivo entre empresas, gobierno, agentes sociales y trabajadores para reducir las elevadas tasas de absentismo y siniestralidad.

El presidente de la Confederación Empresarial Navarra (CEN), Manuel Piquer, ha participado en II Congreso sobre empresas saludables, organizado por el Gobierno de Navarra y Matukio, centrado en la importancia de fomentar la salud y crear entornos positivos en las organizaciones.

En su intervención, el Presidente de CEN ha subrayado que, en tiempos de transformación y retos disruptivos, “el liderazgo empresarial debe priorizar la creación de espacios saludables y seguros. Esto no solo responde a una obligación moral y ética, sino que se erige como una estrategia clave para mejorar la productividad y la competitividad de las empresas”.

Manuel Piquer ha destacado que las empresas saludables son aquellas que promueven activamente la salud de sus trabajadores mediante la prevención de riesgos laborales y la reducción de la accidentabilidad. En este sentido, ha recordado que desde CEN, se trabaja para inculcar una cultura de prevención y promoción de hábitos saludables en el ámbito empresarial, buscando consolidar “una comunidad comprometida con el bienestar de sus empleados”.

Además, durante su intervención ha aludido a los altos niveles de siniestralidad y absentismo de Navarra, por lo que ha instado a realizar un esfuerzo colectivo entre empresas, gobierno, agentes sociales y trabajadores para reducir las elevadas tasas.

Por otra parte, ha aludido a las acciones que las empresas aplican para promover la salud en el trabajo, de tipo físico, emocional y de seguridad, incidiendo en la importancia del equilibrio en la vida profesional y personal. En este sentido, ha mencionado las políticas de flexibilidad horaria, teletrabajo y respeto por los tiempos de descanso, así como los programas de salud mental esenciales para combatir el estrés, la ansiedad y la depresión, problemas que afectan a millones de trabajadores y que tienen un impacto directo en las empresas.

Finalmente, Piquer ha concluido afirmando que “invertir en salud laboral no solo es una responsabilidad ética, sino una decisión estratégica que mejora todos los aspectos de la vida empresarial, generando beneficios económicos, de reputación e imagen para la empresa”.