Las organizaciones empresariales reclaman negociación colectiva para la adopción de medidas laborales y rechazan la “imposición legal”

Contenido aportado por CEOE, CEPYME y ATA.

A la espera de conocer el texto final, CEOE, CEPYME y ATA expresan su rechazo a las medidas que se han conocido del acuerdo programático de PSOE y SUMAR para la formación de un nuevo Gobierno que van a tener un impacto negativo para la actividad de las empresas, en especial de las PYMES y autónomos, y por tanto para el crecimiento de la economía y la creación de empleo en España.

Resulta sorprendente que el acuerdo se adentre en cuestiones propias del Diálogo Social, acordando aspectos muy relevantes, como el relativo a la jornada laboral, a espaldas de los interlocutores sociales y con un afán intervencionista evidente y que es un atropello al papel constitucional de los agentes sociales.

Existe la posibilidad de explorar nuevas fórmulas de reparto entre tiempo de trabajo y tiempo de descanso u ocio, pero no como consecuencia de una imposición legal sino mediante la negociación colectiva.

La regulación de la jornada debe tratarse sector por sector y empresa a empresa, analizando en cada caso si hay margen de productividad suficiente y las necesidades organizativas del empleador.

Hacerlo de otra manera, y fuera del marco del Diálogo Social, supone un aumento de costes para las empresas, que se suma a los mayores costes de producción, de financiación y de otro tipo (cotizaciones, subida del SMI) que ya venían sufriendo y cuando muchas de ellas, en especial PYMES y autónomos, siguen yendo por detrás en la recuperación.

La confianza es respetar los pactos sociales alcanzados en el Diálogo Social, desde la Reforma Laboral hasta el V Acuerdo por el Empleo y la Negociación Colectiva firmado el 10 de mayo por un periodo de tres años. Lo contrario es un atropello al papel constitucional de los agentes sociales.

Las empresas españolas y los empresarios trabajamos para impulsar el desarrollo de España y para que nuestro país esté en las mejores condiciones de hacer frente a los desafíos que tiene por delante. Y merecemos el respeto y la valoración que nos ganamos, cada día, con nuestra labor.

Desde CEOE, CEPYME y ATA vamos a seguir defendiendo el papel clave de la empresa como creadora de riqueza y empleo, de prosperidad para el conjunto de la sociedad y vamos a seguir trabajando en favor de todo aquello que suponga estabilidad, progreso y cohesión para España.