CEN INFORMA
02.12.2010

Las perspectivas de crecimiento económico mejorarían con cambios estructurales firmes y bien orientados

El Círculo de Empresarios publica un artículo en el que describe cómo cerrará la economía española el 2010 y hace un pronóstico sobre el camino que ésta seguirá en el próximo año. Para mejorar las perspectivas, solicita cambios estructurales bien orientados y firmes.

Incertidumbres, señales contradictorias, datos alentadores a los que siguen estadísticas decepcionantes. Este es el panorama a que se enfrenta cualquier análisis de coyuntura y todo esfuerzo de proyecciones macroeconómicas. Y España no es una excepción a esa regla. Así comienza el segundo número de los Apuntes Económicos publicado por el Círculo de Empresarios.

 

En nuestro país, -afirma el Círculo de Empresarios-, el problema radica en el bajo crecimiento que las predicciones macroeconómicas anticipan para un periodo de varios años. Estas expectativas pueden poner en cuestión el cumplimiento de los compromisos presupuestarios, además de plantear un posible escenario de persistentes tasas de paro y desempleo de larga duración.

 

Las circunstancias de partida

 

Los positivos resultados de las pruebas de esfuerzo a las que se sometió el sector financiero español despejaron algunas dudas. En concreto, permitieron aliviar, al menos transitoriamente, la presión a la que los mercados, inquietos por la sostenibilidad de la deuda de varios países europeos, sometían a nuestras vías de acceso a la financiación.

 

Con ello, -explica-, España ganó un tiempo importante para poder seguir trabajando en la estabilización y mejora de la actuación del sector financiero, así como para aplicarse en la consolidación fiscal, ambos elementos esenciales para la recuperación. Pero, evidentemente, no se resolvieron los grandes problemas de fondo.

 

Tampoco el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2011 permite albergar grandes esperanzas al respecto. En efecto, todos los datos y previsiones disponibles señalan que la economía española se encuentra entre aquellas que superarán la recesión más tarde y con mayor lentitud, al menos en el grupo de los países industrializados –los que, por otra parte, han resultado más castigados por la crisis-.

 

En dicho grupo de naciones, concretamente en Europa, nos encontramos con que Francia y, sobre todo, Alemania presentan signos de recuperación. Ahora bien, la incertidumbre sobre la salud financiera del continente se mantiene, máxime cuando el riesgo país de Irlanda y Portugal, medido con el diferencial de tipos de interés frente a Alemania en los bonos a 10 años, ha superado los 400 puntos básicos.

 

Además otras potencias mundiales, como China y Estados Unidos presentan algunos síntomas de desaceleración. Este clima de dudas queda perfectamente reflejado en el último Interim Economic Assessment de la OCDE, publicado el pasado 9 de septiembre, cuya introducción comienza señalando que “la recuperación económica mundial podría estar frenándose más rápidamente de lo previsto”.

 

En cuanto a nuestro país, y según la información más reciente de Eurostat, referida al cierre del segundo trimestre del año, España registró la tasa de crecimiento intertrimestral más baja de la zona euro (0,2%), con la excepción de Grecia, cuyo PIB cayó un 1,5%. En el resto de la Unión Europea, sólo Hungría, Bulgaria y Letonia obtuvieron peores resultados que la economía española.

 

Esa debilidad se percibe en otros muchos indicadores:

 

• Si en junio España registraba la mayor recuperación en Europa del sector de la construcción, en julio se ha situado a la cola del continente, tras caer la producción en el sector en nada menos que un 36,5% interanual, frente a la caída media europea del 7,5% (datos de Eurostat).

 

• Tampoco el sector industrial emite señales que inviten al optimismo. Así, la agencia estadística europea informa que la industria española volvió a experimentar en julio una caída del 0,3% en su nivel de producción (igual que en junio y una décima menos que en mayo), uno de los peores datos dentro de la Unión Monetaria.

 

• Por su parte, el sector exterior también vuelve a ofrecer signos preocupantes, sobre todo porque las importaciones de bienes y servicios comienzan a recuperar ritmos altos de crecimiento que han provocado en el primer semestre del año un aumento cercano al 10% en el déficit comercial con respecto al mismo periodo de 2009, disminuyendo de esa manera la aportación de la demanda exterior al crecimiento del PIB español (en el segundo trimestre, según el INE, la aportación negativa de la demanda nacional al PIB se redujo en 2,3 puntos, pasando de –2,8 a –0,5 puntos. Por el contrario, la contribución positiva de la demanda externa al crecimiento agregado cayó 1,1 puntos, del 1,5% al 0,4%.).

 

• Pero esas estadísticas palidecen cuando se comparan con la situación del mercado laboral. Con datos referidos a agosto, Eurostat señala a España como el país con mayor tasa de desempleo de la Unión Europea, tanto agregada (20,5%) como juvenil (un increíble 41,6%). El dato es incluso más preocupante, por cuanto nuestro país figura entre los europeos que a mayor ritmo destruyeron empleo en el segundo trimestre del año en curso (2,4% interanual, por el 0,6% a que cayó el empleo en la Unión Europea y en la zona Euro).

 

Dudas y frágil recuperación para el segundo semestre de 2010

 

Dadas las circunstancias de partida, no cabe esperar que la evolución económica en la segunda mitad del año nos depare grandes noticias positivas. Es más que probable que el desempleo experimente un repunte tras el final del periodo estival, tradicionalmente una época de notable creación de empleo.

 

De hecho, los datos de paro registrado en septiembre siguen siendo desalentadores, al incrementarse el número de personas demandantes de empleo en algo más de 48.000 con respecto a agosto, superando así los 4 millones de desempleados.

 

Un factor relevante para cualquier previsión es el efecto que tengan las primeras medidas del plan de consolidación fiscal puesto en marcha por el gobierno. Tanto el recorte de gastos como la subida de impuestos (IVA) ejercen una fuerza contractiva sobre la demanda agregada, frenando el anterior impulso expansivo de la política fiscal y dando lugar al consiguiente impacto negativo sobre la actividad.

 

A lo anterior hay que sumar la desaparición del efecto aumento del consumo experimentado en el segundo trimestre como respuesta adelantada al alza del tipo impositivo del IVA en julio.3 Aún no hay estimaciones sobre las consecuencias a corto plazo de esta política, pero debemos esperar de la misma un menor ritmo de crecimiento real entre junio y diciembre.

 

Seguimos, y seguiremos durante un tiempo, lejos del ritmo de crecimiento capaz de curar el principal de nuestros males: el desempleo. Hay que aceptar la fragilidad de la recuperación iniciada por la economía española, que se mantendrá en tasas de crecimiento bajas durante varios trimestres y rodeada de importantes incertidumbres, que van desde la continuidad o no de la recuperación internacional –que podría ayudar al crecimiento español vía exterior- hasta el saneamiento del sistema financiero, pasando por la confianza y credibilidad que merezcan los planes de consolidación fiscal del Gobierno.

 

En este sentido, una rápida, decidida y coherente implementación de los planes de consolidación fiscal anunciados se antoja decisiva para recuperar la confianza y relanzar el crecimiento sostenido a medio y largo plazo.

 

Conviene insistir en que, sin perder de vista el corto plazo y la atención a los grupos más perjudicados por la crisis, la política económica debe dedicar sus esfuerzos a asentar las bases para una nueva fase de expansión y desarrollo en los próximos años. Ello obliga a seguir adelante, y de manera más ambiciosa, con la consolidación presupuestaria y las reformas estructurales, tanto las anunciadas como las pendientes.

 

Es el caso de la reciente reforma del mercado de trabajo. Una vez más, se han hecho retoques, más o menos notables, en algunos aspectos institucionales de este mercado, por ejemplo en la normativa sobre contratos.

 

Sin embargo, las características fundamentales –brecha legal entre trabajo temporal e indefinido, negociación colectiva rígida, políticas activas ineficientes que tantos problemas han generado– (y sobre los que el Círculo de Empresarios ya se ha pronunciado en numerosas ocasiones) persisten, dificultando la creación de empleo y, cuando se inicie la recuperación, el avance de la productividad.

 

También se ha emprendido la reestructuración del sistema financiero, con la aprobación del Real Decreto-ley 11/2010, de 9 de julio, de Órganos de Gobierno y otros aspectos del régimen jurídico de las Cajas de Ahorros.

 

En este caso, como en el resto de reformas, tampoco se puede perder la oportunidad de hacerlo bien, porque cambios estructurales bien orientados y firmes deben ayudar a recuperar la confianza y a mejorar las perspectivas de crecimiento para los próximos periodos.

Miembro de:
 
QUIÉNES SOMOS
CEN
Nuestras Asociaciones
Cómo asociarse
Estructura organizativa
Representación
Portal de transparencia
CEN INFORMA
Respuesta solidaria COVID-19
Noticias
Notas de prensa
Boletines
Publicaciones
Manual Imagen Corporativa
Blog del presidente
SERVICIOS
Proyectos estratégicos para empresas
Servicio Informático a empresas
Acuerdos de colaboración
  -  Compra agrupada de energía
  -  REPSOL
  -  Vodafone
Apoyo a la Transmisión de Empresas
Instalaciones
FORMACIÓN
Formación
Cursos Subvencionados
Cursos de especialización / Postgrados
Jornadas
Bonificación de cuotas
FP Dual
Acreditación de Competencias
EMPLEO
Itinerarios de Empleabilidad
Programas singulares
Agencia de Colocación
FP Empresa
  PRL  
Acciones financiadas por el Gobierno de Navarra
Acciones financiadas por la Fundación Estatal para la Prevención de Riesgos Laborales :: Acceso Web PRL ::
DATOS ECONÓMICOS
AGENDA
CEN
c/ Doctor Huarte, 3
31003 · Pamplona (Navarra)
Spain
Tel.: 948 26 33 00
Mail: info@cen.es
Web: www.cen.es

Lunes a Jueves:
De 8:30 a 14:30 - 15:30 a 18:00
Viernes:
De 8:30 a 14:30 h.
Horario de verano
Del 1 de julio al 15 de septiembre
De 8:30-14:30
 


Aviso legal

Condiciones generales
Protección de Datos