CEN INFORMA
14.11.2007

CEN acoge una jornada informativa sobre la situación de riesgo por embarazo

El encuentro estuvo organizado por Prevención Navarra

La sede de la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN) acogió una jornada informativa sobre distintos aspectos laborales relativos a la situación de riesgo por embarazo y lactancia, el pasado jueves, 8 de noviembre. El encuentro estuvo organizado por Prevención Navarra, sociedad especializada de Mutua Navarra, y la propia CEN, con el patrocinio del Servicio Navarro de Empleo del Gobierno de Navarra.

Los responsables de abordar el contenido de esta sesión fueron: la responsable del Área de Vigilancia de la Salud de Prevención Navarra, Elena Ruza, la directora de Prestaciones de Mutua Navarra, Blanca Basterra, y la inspectora provincial de Trabajo y Seguridad Social de Navarra, Beatriz Palacios. Asimismo, la presentación del acto corrió a cargo del director gerente de Prevención Navarra, Antonio Díaz Ruiz, y de la clausura se encargó el secretario general de CEN, Javier Martinena. 

“El embarazo no es una enfermedad, pero sí produce cambios hormonales y fisiológicos que hace a la mujer especialmente vulnerable a determinadas situaciones”, afirmó Elena Ruza. Precisamente, para identificar las situaciones de riesgo en mujeres embarazadas o lactantes, y tomar medidas preventivas para garantizar su seguridad, surgen los siguientes puntos normativos, remarcados por Ruza. Por ejemplo, la directiva 92/85, destinada a promover la mejora de la salud y seguridad de la trabajadora en situación de embarazo, o la comunicación de la Comisión Europea de 2000, “que orienta sobre los agentes físicos, químicos o biológicos que se deben evaluar en determinadas condiciones de trabajo”, explicó la responsable de Vigilancia de la Salud.   Ya en nuestra normativa, el artículo 26 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, de 8 de noviembre de 1995, establece que “la evaluación de riesgos deberá comprender la determinación de la naturaleza, el grado y la duración de la exposición de las trabajadoras en situación de embarazo o parto reciente, a agentes, procedimientos o condiciones de trabajo que puedan influir negativamente en la salud de las trabajadoras o del feto, en cualquier actividad susceptible de presentar un riesgo específico. Si los resultados de la evaluación revelasen un riesgo para la seguridad y la salud o una posible repercusión sobre el embarazo o la lactancia, el empresario adoptará las medidas necesarias para evitar la exposición a dicho riesgo, a través de una adaptación de las condiciones o del tiempo de trabajo de la trabajadora afectada”.   A continuación, la experta señaló algunos de los principales agentes que pueden afectar en una situación de riesgo por embarazo y lactancia. En primer lugar, dentro de los agentes físicos, nos encontraríamos con la exposición al ruido, “que puede ocasionar efectos nocivos, como la hipertensión arterial, o generar daños auditivos en el feto”, explicó Ruza. Asimismo, “las vibraciones de baja frecuencia, los choque o los movimientos bruscos crean un mayor riesgo de abortos y de partos prematuros”.   Por otro lado, los agentes químicos, “son unos de los mayores riesgos que pueden generarse”, advirtió Ruza. Estos elementos se clasifican, conforme a la comunicación de la Comisión, en distintos grados. La experta señaló que “el primer paso es conocer las fichas de los agentes químicos. Después habrá de valorarse la exposición, la cantidad, las condiciones de utilización, el tiempo de exposición y las medidas de protección”. Por ejemplo, el mercurio, el plomo y sus derivados tienen demostrados sus efectos nocivos sobre el embarazo y la lactancia.   Por último, en cuanto a los agentes biológicos, “tienen especial relevancia aquellos que pueden atravesar la barrera placentaria y transmitirse al feto”, informó la ponente. Ante estos agentes, “la vacuna es una medida que garantiza una protección específica para un agente concreto”. Otras vías para combatirlos son, según Ruza, las medidas universales de higiene; las medidas de protección individuales, como la utilización de mascarillas o guantes; o las de protección colectiva, como, por ejemplo, la implantación de sistemas de aislamiento físico en laboratorios.   Prestación por riesgo durante el embarazo o lactancia   Posteriormente, Blanca Basterra expuso su presentación centrada en la prestación por riesgo durante el embarazo, que deriva de una previa suspensión del contrato laboral, al no ser posible una adaptación de un puesto de trabajo con existencia de riesgo. La responsable de Prestaciones de Mutua Navarra indicó como, a raíz de las modificaciones de la Ley para la Igualdad en la Ley General de la Seguridad Social, la prestación por riesgo de embarazo ha pasado de ser una contingencia común (con una prestación del 75% sobre la base reguladora de contingencias comunes), a ser una contingencia profesional (prestación del 100% de la base reguladora de contingencias profesionales).   También cambia la administración de dicha prestación, cuya responsabilidad, según la anterior Ley de Conciliación, radicaba en la Seguridad Social, y ahora es la correspondiente mutua quien cubre la prestación, en el supuesto de que la empresa haya concertado con ella el riesgo de contingencias profesionales. Por este motivo, Basterra afirmó como actualmente, desde la mutua, “deberemos determinar si existe un riesgo por embarazo y lactancia. De modo ágil, para evitar que, si realmente hay un riesgo, que se prolongue la situación”.   Por último, Beatriz Palacios, explicó que “a la hora de abordar la evaluación de riesgos, se plantea el problema de si se tiene que determinar el riesgo a priori, o una vez que éste sea comunicado por la trabajadora”. Aún así, la inspectora reconoció que la mayoría de evaluaciones ya contienen previsiones a los riesgos por embarazo, “un proceso evolutivo que debe adaptarse conforme se desarrolle”, matizó Palacios.   Una vez que se constate la existencia de un riesgo, Palacios señaló que el empresario deberá adaptar medidas necesarias para proteger a la trabajadora y reducir ese riesgo, “políticas que se concretan en la adaptación del puesto o de condiciones de trabajo, y evitando en la medida de lo posible el trabajo nocturno”. Respecto a la prestación derivada del riesgo por embarazo, la representante de la Inspección de Trabajo incidió en que “no se debe confundir el riesgo durante el embarazo con el embarazo de riesgo, ya que éste último es una contingencia común que se tramita como tal”.   Procedimiento de actuación ante trabajadoras en situación de embarazo y lactancia   Las trabajadoras en situación de embarazo, parto reciente o en periodo de lactancia, se contemplan en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales como trabajadores especialmente sensibles, y esta especial sensibilidad se atribuye de manera inmediata. Así se establece un marco especial de protección dirigido a la salvaguarda de su salud, de la del feto y/o recién nacido en relación con los riesgos derivados de su actividad laboral. Asimismo, esta Ley contempla la obligación empresarial de evaluar los riesgos que puedan incidir en la función de procreación y la necesidad de adoptar las medidas preventivas, si fuesen necesarias.   Las trabajadoras que estén en una situación de embarazo, parto reciente o en periodo de lactancia, deberán comunicarlo al responsable de Recursos Humanos, adjuntando siempre que sea posible un certificado médico de su situación. Una vez recibida la comunicación, el responsable de Recursos Humanos se pondrá en contacto con el coordinador de Prevención de la empresa para analizar la situación en base a la información sobre las tareas del puesto, evaluación de riesgos, etc. Al mismo tiempo, se adoptarán las medidas preventivas necesarias para evitar que la trabajadora y/o el niño lactante estén expuestos a condiciones que puedan suponer un riesgo para la salud.   En caso de que la información analizada no permita la identificación del riesgo y/o la trabajadora pueda presentar un estado de salud de riesgo, el coordinador de Prevención se pondrá en contacto con el Servicio de Prevención para coordinar las actuaciones y determinar en cada caso los pasos a seguir, incluyendo un examen de salud específico de la trabajadora por el Área de Vigilancia de la Salud, si fuese necesario.   En función de la información obtenida, y previa consulta con los representantes de los trabajadores, se determinarán por parte de la empresa las medidas preventivas a adoptar:   1.      Adaptación temporal del puesto de trabajo a la trabajadora afectada a través de medidas preventivas complementarias que eviten la exposición al riesgo específico para la maternidad - lactancia. Esta adaptación puede incluir medidas de tipo organizativo tales como la limitación de tareas de riesgo, la eliminación de turnos de noche, etc.   2.      Reubicación temporal de la trabajadora a otro puesto compatible con su estado en caso de que lo anterior no fuera posible o que, a pesar de la adaptación, persistieran condiciones de trabajo que pudieron influir de manera negativa en la salud de la trabajadora y/o del feto y/o lactante. Esta reubicación se producirá hacia uno de los puestos exentos de riesgo establecidos previa consulta a los representantes de los trabajadores.   3.      Si todo lo anterior no resultase técnica u objetivamente posible, o no pueda razonablemente exigirse por motivos justificados, se podrá solicitar el paso de la trabajadora afectada a la suspensión del contrato por riesgo durante el embarazo o durante la lactancia.
Miembro de:
 
QUIÉNES SOMOS
CEN
Nuestras Asociaciones
Cómo asociarse
Estructura organizativa
Representación
Portal de transparencia
CEN INFORMA
Respuesta solidaria COVID-19
Noticias
Notas de prensa
Boletines
Publicaciones
Manual Imagen Corporativa
Blog del presidente
SERVICIOS
Proyectos estratégicos para empresas
Servicio Informático a empresas
Acuerdos de colaboración
  -  Compra agrupada de energía
  -  REPSOL
  -  Vodafone
Apoyo a la Transmisión de Empresas
Instalaciones
FORMACIÓN
Formación
Cursos Subvencionados
Cursos de especialización / Postgrados
Jornadas
Bonificación de cuotas
FP Dual
Acreditación de Competencias
EMPLEO
Itinerarios de Empleabilidad
Programas singulares
Agencia de Colocación
FP Empresa
  PRL  
Acciones financiadas por el Gobierno de Navarra
Acciones financiadas por la Fundación Estatal para la Prevención de Riesgos Laborales :: Acceso Web PRL ::
DATOS ECONÓMICOS
AGENDA
CEN
c/ Doctor Huarte, 3
31003 · Pamplona (Navarra)
Spain
Tel.: 948 26 33 00
Mail: info@cen.es
Web: www.cen.es

Lunes a Jueves:
De 8:30 a 14:30 - 15:30 a 18:00
Viernes:
De 8:30 a 14:30 h.
Horario de verano
Del 1 de julio al 15 de septiembre
De 8:30-14:30
 


Aviso legal

Condiciones generales
Protección de Datos