CEN INFORMA
18.12.2009

La CEOE aboga por la recuperación de la competitividad y el empleo

En el informe socioeconómico de diciembre, analiza la política fiscal expansiva gubernamental, que según CEOE sólo conduce al endeudamiento interno
El informe analiza la situación actual de la economía española, donde la CEOE incide en que el sistema financiero no se habría tambaleado tan peligrosamente si no hubiera habido también "fallos de Estado", así como también apunta a las empresas como agentes económicos que impongan límites y directrices a la actuación de los poderes públicos en el terreno económico.

La empresa privada es el agente económico fundamental en la creación de valor para la sociedad. Según apunta la CEOE en su último informe coyuntural, "la empresa crea riqueza y empleo a la vez que satisface las demandas y las necesidades de los consumidores", un proceso en el que genera beneficios para sus accionistas, invierte y asume riesgos razonables para competir en el mercado y seguir creciendo. "Hay que reivindicar la figura del empresario por su papel principal en el crecimiento económico y como motor impulsor de la transformación y el desarrollo de la sociedad.

 

El juego del libre mercado garantiza que los agentes económicos, a través de la búsqueda de su beneficio individual, contribuyan al bien común del conjunto de la sociedad. El sector público, mediante la promulgación de leyes, se encargaría de garantizar el cumplimiento de las reglas del juego. De este modo, el papel primordial del Estado debería ser el de crear un marco institucional que facilitara la actividad económica, en general, y la empresarial, en particular. Debe evitar regulaciones distorsionantes que, orientadas a la protección de intereses concretos, aumentan los costes de transacción empresariales y reducen el bienestar general.

 

La libertad de empresa, principio constitucional básico

 

La importancia de la libertad de empresa como principio básico económico se deriva, en lo jurídico, de lo dispuesto en el artículo 38 de la Constitución: "se reconoce la libertad de empresa en el marco de la economía de mercado". Por otra parte, nuestro país se inserta en un contexto - La Unión Europea (UE) - que tiene como uno de sus principios básicos el de economía de mercado: todas las economías de la UE han de ser economías de mercado. El reconocimiento expreso de la economía de mercado implica un sistema económico basado en la propiedad privada, la libertad de empresa y el mercado como mecanismo de asignación de recursos productivos. Pero para CEOE, "esto no impide un margen de actuación al sector público en la economía de mercado, que no puede hacerlo con tal intensidad que resulte desfigurada".

 

Límites y directrices de los poderes públicos

 

La libertad de empresa, por tanto, impone límites y directrices a la actuación de los poderes públicos en el terreno económico. Estos deben promover las condiciones para que esta libertad sea real y efectiva, así como suprimir los obstáculos que impidan o dificulten su ejercicio.

 

Esta libertad empresarial exige a su vez un mercado único. La configuración descentralizada del Estado supone el riesgo de que la diversidad inherente a la autonomía conduzca a que la actividad económica privada quede sujeta a reglas distintas según el territorio en el que actúe el empresario. La Constitución garantiza el mercado único, pero su correcto funcionamiento exige unas reglas básicas comunes para todos los agentes económicos españoles; en esta situación es indispensable la coordinación entre Administraciones, con el objetivo de asegurar que no se produzcan distorsiones.

 

Pero además, el mercado español es hoy una parte de un mercado más amplio, el mercado interior comunitario, pendiente aún de desarrollo en algunas áreas concretas. La unidad de este mercado demanda también, en la práctica, reglas básicas comunes para todos los agentes económicos que operen en el mismo.

 

Necesidad de apostar por la oferta productiva real

 

El informe de CEOE recoge en sus páginas también un llamamiento a la apuesta por una oferta productiva que se corresponda con la realidad, ya que la crisis ha puesto de manifiesto "fallos de mercado" de disparidad de información e incentivos perversos entre agentes, que se han manifestado en comportamientos inadecuados del sistema financiero. pero el sistema financiero no se habría tambaleado tan peligrosamente si no hubiera habido también "fallos de Estado", y si éstos no hubieran adquirido la envergadura que tuvieron. La CEOE expresa en el informe que "con una adecuada regulación y con unos organismos supervisores que hubiesen cumplido su misión, es improbable que los sistemas financieros se hubiesen colocado al borde del colapso".

 

Si el sistema financiero no funciona, la economía tampoco puede funcionar. Por eso era imprescindible una acción intensa por parte de los Bancos Emisores y los Gobiernos para primero estabilizar el sistema financiero y luego restablecer el flujo de crédito.

 

La crisis financiera y sus consecuencias sobre la economía real han puesto de manifiesto la vulnerabilidad de las economías con mayores rigideces. Sin una estructura económica flexible y adaptable no es posible competir en la economía global y sentar las bases de la recuperación económica y del crecimiento a largo plazo.

 

"Para competir en el mercado global debemos fortalecer el tejido productivo, dotar a las economías de la suficiente flexibilidad y capacidad de ajuste, aumentar la productividad de todos los factores, elevar el potencial de crecimiento y afianzar el atractivo del país para inversiones directas extranjeras", destaca CEOE en el informe.

 

La necesidad de políticas de oferta

 

Potenciar la actividad inversora junto con el fortalecimiento de los recursos humanos es una tarea permanente. Esta sólo se puede realizar¡ con eficacia desde el lado de la oferta económica. Precisamente en tiempos de crisis es cuando hay que empeñarse en políticas de oferta con valentía, firmeza y celeridad. Este es el marco necesario para restablecer la confianza de los agentes económicos en un futuro con crecimiento sostenido y elevados niveles de empleo, más allá de lo que cabe esperar de políticas macroeconómicas expansivas.

 

La respuesta a la crisis no es una política fiscal expansiva

 

En el caso de España, el deterioro del escenario internacional sólo ha agudizado y acelerado el proceso de saneamiento que era inevitable a causa de los desequilibrios acumulados de carácter macro -inflación y déficit exterior- y microeconómico -alto endeudamiento de los hogares y de las compañías.- En este marco, la restricción de los flujos crediticios internos y externos a los agentes privados, ha acentuado el impacto del ajuste y ha llevado a un escenario recesivo cuya cuya virulencia se ve potenciada por la rigidez de los mercados de productos y de factores. Sin posibilidad de devaluar el tipo de cambio y con precios y, sobre todo, salarios rígidos a la baja.

 

"La adaptación a la crisis se produce vía cantidades", apunta CEOE en el informe, que explica que se refiere a "mediante una masiva destrucción de producción y de empleo". Al mismo tiempo, esa dinámica recesiva agrava los problemas de solvencia de mecanismos de pagos, que en un círculo vicioso recrudece los de la economía real.

 

La respuesta del gobierno para amortiguar la recesión y estimular la economía se ha traducido en un aumento importante del trinomio gasto/déficit/deuda pública. esta estrategia tiene tres efectos indeseados:

 

- Por un lado, las crecientes y voluminosas necesidades de financiación del sector público reducen todavía más los escasos recursos disponibles para la inversión y el consumo privado, lo que contribuye a agudizar la depresión de la actividad y a frenar su reanimación.

 

- Por otro, la acumulación de un más que significativo endeudamiento interno, en un entorno recesivo y de restricción de liquidez siembra dudas sobre la capacidad de pago de la economía española. Ello encarece y terminará por producir una fuerte reducción de los flujos crediticios procedentes de los inversores domésticos y exteriores.

 

- Por último, el rápido endeudamiento del sector público es insostenible y, en consecuencia, los agentes privados descontarán subidas impositivas futuras para cubrirlo y, por tanto, ahorrarán más, lo que contribuirá a deprimir de manera adicional la demanda interna.

 

En suma, el activismo fiscal-presupuestario del ejecutivo puede tener un impacto neto contractivo.

 

La actuación anti-crisis se ha centrado en exceso en el lado de la demanda, renunciando a poner en marcha estrategias de oferta destinadas a facilitar el ajuste de la economía española a la crisis y a preparar el camino de la recuperación.

 

Necesidad de una política global

 

Según recoge la CEOE en su informe coyuntural, "la gravedad sin precedentes de la crisis actual no permite soluciones parciales sino que fuerza a desplegar un proyecto que contribuya a restaurar la confianza de los agentes económicos en el futuro.

 

"De entrada, hay que evitar la crisis presupuestaria del Estado y reconducir el Presupuesto a una posición de equilibrio lo antes posible", se apunta en el informe. Según CEOE, este objetivo ha de conseguirse "mediante el recorte del gasto público. La estabilidad presupuestaria tiene que convertirse de nuevo en una regla que obligue a todas las administraciones a equilibrar sus finanzas y que les impida recurrir al endeudamiento para financiar sus programas de gasto. La estabilidad de las finanzas públicas es esencial para sostener el crecimiento económico.

 

La economía española precisa también de un nuevo impulso liberalizador en la energía, la distribución comercial, el transporte ferroviario, los servicios profesionales, etc.

 

Según CEOE, el mejor mecanismo para estimular la innovación y mejorar la productividad es incrementar la competencia. Es la precisión competitiva la que fuerza a las empresas a incorporar nuevas tecnologías y a innovar. Esta es la vía que contempla CEOE como salida hacia una economía de fuerte componente innovador, capaz de absorber nuevas tecnologías e incorporar conocimiento.

 

La crisis en la opinión pública

 

A pesar de que la crisis está cada vez más presente en el centro del debate de la opinión pública, "no siempre se realiza un diagnóstico correcto", según se apunta en el informe. El entendimiento de la economía de mercado en España es muy limitado, y en muchos sectores de la sociedad existen prejuicios ideológicos y sospechas hacia la empresa y hacia la asignación de recursos vía mercado.

 

"Por estos motivos nunca se comprende bien el origen de la crisis. Nos e identifican adecuadamente a los responsables de la misma y se realiza una crítica generalizada e inadecuada al sistema económico", explican en el informe.

 

Para CEOE, a los empresarios y partidarios de una economía de mercado, les queda una tarea argumentativa muy importante. "No se trata únicamente de utilizar argumentos técnicos. La explicación de los orígenes de la crisis, identificación de sus soluciones y el planteamiento de propuestas para evitar que se vuelva a repetir, debe traducirse a un lenguaje comprensible por la opinión pública.

 

Sin el apoyo de los ciudadanos en un sistema democrático no se pueden realizar las reformas necesarias. La crisis exige un esfuerzo de todos, y no se puede pedir este esfuerzo si no se realiza previamente una labor didáctica que explique claramente qué es lo que ha pasado y cuáles son los responsables públicos y privados de la crisis.

 

Para que no se quiebre la confianza nen las empresas es preciso que en el discurso de los empresarios haya un lugar destacado para los intereses de todos, y por supuesto de los trabajadores. Hay que recordar siempre que se cuenta con un fondo enorme de confianza depositada en las empresas por parte de sus trabajadores, y de los trabajadores en general, que es el resultado de las experiencias directas de éstos y sus familias durante mucho tiempo. Esa confianza está en la base del contrato social implícito entre la empresa y la economía de mercado, de una parte, y la sociedad civil, de otra.

 

La crisis financiera y la vulnerabilidad del endeudamiento español

 

La crisis financiera ha terminado afectando a todo tipo de economías, tanto industrializadas como emergentes o deudoras y acreedoras. Ningún país se ha podido mantener al margen de esta crisis, independientemente de las características de su estructura económica o de su posición cíclica al inicio del shock financiero. Pero una vez que se inició el proceso de reevalución de riesgos en los mercados financieros internacionales, rápidamente en el radar de los inversores se situaron tanto aquellos países con elevados déficits de balanza por cuenta corriente, como los que en los últimos años acumularon un importante stock de deuda externa.

 

Economía vulnerable

 

La CEOE apunta también en su texto a la economía española como "una de las economías con mayor fragilidad a mediados de 2007", teniendo en cuenta que el déficit de la balanza por cuenta corriente se aproximaba al 10 por ciento del PIB, acompañado por una deuda externa superior al 80 por ciento del PIB y por las primeras señales de un fuerte ajuste en el mercado de la vivienda.

 

Esta economía mostraba ya desde finales de 2006 claros síntomas de agotamiento, después de una larga fase expansiva. De hecho, los problemas estructurales que presentaba la economía española desde hacía tiempo se estuvieorn escondidendo detrás del círculo virtuoso creado por la expansión inmobiliaria, la facilidad para obtener financiación en el exterior y unas condiciones monetarias extraordinariamente laxas.

 

En el informe coyuntural se destaca también el dato de que, entre agosto de 2002 y agosto de 2006, los tipos de interés reales a 12 meses fueron negativos (.-0,8 por ciento de media), un periodo en el cual el producto interior bruto creció a un ritmo medio anual del 3,5 por ciento (14,8 por ciento acumulado). Es en ese momento, cuando la política económica debería haber compensado la extrema laxitud de la política monetaria, además de ir poniendo las bases de un nuevo patrón de crecimiento, a través de reformas en el lado de la oferta.

 

La dependencia financiera exterior de la economía española forma parte de una de las grandes paradojas macroeconómicas de la última década:los grandes demandantes de ahorro han sido algunos de los países más ricos del mundo (EE.UU, Australia, España y el Reino Unido), siendo los países emergentes (especialmente Oriente Medio, China y Rusia), así como los ahorradores tradicionales (Japón y Alemania), los que han proporcionado esta financiación.

 

La pertenencia al euro

 

En el caso español, el informe descata que buena parte del ahorro externo ha procedido de los socios comerciales, es decir, ahorradores de la zona euro (como es Alemania). Por tanto, la primera idea es que sin formar parte del euro, la economía española difícilmente hubiera podido incurrir en los desequilibrios externos de los últimos años.

 

La segunda idea es que se peude contar con el ahorro de los vecinos cuando existen expectativas de que el país receptor del ahorro externo lo está utilizando para aumentar su capacidad de crecimiento en el futuro y, por tanto, va a poder hacer frente a sus compromisos sin problemas. Sin embargo, las cosas se complican cuando el país que demanda la financiación está inmerso en una crisis profunda con una fuerte subida de la prima de riesgo, sobre todo si eso coincide con un momento de "stress" en los mercados financieros internacionales. Por tanto, ni siquiera en un área monetaria como la europea, un país puede vivir eternamente por encima de sus posibilidades.

Miembro de:
 
QUIÉNES SOMOS
CEN
Nuestras Asociaciones
Cómo asociarse
Estructura organizativa
Representación
Portal de transparencia
CEN INFORMA
Respuesta solidaria COVID-19
Noticias
Notas de prensa
Boletines
Publicaciones
Manual Imagen Corporativa
Blog del presidente
SERVICIOS
Proyectos estratégicos para empresas
Servicio Informático a empresas
Acuerdos de colaboración
  -  Compra agrupada de energía
  -  REPSOL
  -  Vodafone
Apoyo a la Transmisión de Empresas
Instalaciones
FORMACIÓN
Formación
Cursos Subvencionados
Cursos de especialización / Postgrados
Jornadas
Bonificación de cuotas
FP Dual
Acreditación de Competencias
EMPLEO
Itinerarios de Empleabilidad
Programas singulares
Agencia de Colocación
FP Empresa
  PRL  
Acciones financiadas por el Gobierno de Navarra
Acciones financiadas por la Fundación Estatal para la Prevención de Riesgos Laborales :: Acceso Web PRL ::
DATOS ECONÓMICOS
AGENDA
CEN
c/ Doctor Huarte, 3
31003 · Pamplona (Navarra)
Spain
Tel.: 948 26 33 00
Mail: info@cen.es
Web: www.cen.es

Lunes a Jueves:
De 8:30 a 14:30 - 15:30 a 18:00
Viernes:
De 8:30 a 14:30 h.
Horario de verano
Del 1 de julio al 15 de septiembre
De 8:30-14:30
 


Aviso legal

Condiciones generales
Protección de Datos