CEN INFORMA
09.02.2015
Posturas enfrentadas en torno al incremento salarial de los convenios 
Mañana se reunirán los líderes sindicales y patronales con el fin de intentar desbloquear las negociaciones para el próximo Acuerdo sobre Empleo y Negociación Colectiva (AENC), que servirá de referencia para los próximos convenios y que debería haber entrado en vigor ya desde el pasado 1 de enero, cuando finalizó el II AENC 2012 - 2014. 
Uno de los puntos en los que todavía las partes no han llegado a acuerdo es acerca del alza salarial que deberían contemplar los próximos convenios. De hecho, y tal y como recoge CEOE en su documento interno “Criterios salariales del AENC 2015”, los sueldos deberían subir este año entre un 0,6% y un 0,8%. Lejos, por tanto, del 1,5% que se llega a proponer desde UGT y CCOO.

Según alerta CEOE en el referido documento que dirigió a la Junta Directa, una subida significativa de los salarios supondría un aumento de los costes laborales y, por lo tanto, además de perjudicar a la competitividad, conllevaría una barrera de entrada al mercado laboral para los desempleados. La patronal también advierte de que no respetar la moderación salarial daría “menos margen a los negociadores” si quieren introducir criterios de salario variable. Es decir, “si el punto de referencia de incremento salarial en el AENC es, por ejemplo, un 1% y un sector quiere introducir criterios de negociación variable y tiene cláusula de garantía, el coste salarial podría aumentar, por lo menos, entre el 1,5 y el 2%”.

CEOE también reconoce que, “en España, para reactivar el consumo, la creación de empleo pesa más que el incremento de los salarios”.  De hecho, señala que, a falta de conocer los datos definitivos de 2014, en un contexto de moderación salarial y creación de empleo, “la demanda interna podría aportar un crecimiento al PIB de 2 puntos porcentuales y el consumo privado aumentaría alrededor del 2%”.

Para la patronal, cualquier negociación salarial deberá tener en cuenta estos tres factores:

1. La fluctuación que introduce cualquier variación en el precio del petróleo en la inflación y las medidas del Banco Central Europeo (BCE) pueden hacer que la inflación comience a subir a finales de 2015 y, en consecuencia, cualquier referencia al IPC en el criterio salarial, traslada toda la incertidumbre y el coste asociado al sector empresarial, mientras que asegura a los trabajadores el poder adquisitivo. En definitiva, la inflación no se puede introducir como criterio negociador.

2. Recurrir a la inflación como variable de incremento salarial retroalimenta el crecimiento de los precios.

3. El escenario de incertidumbre en el que se encuentra la economía española, con elecciones generales a finales de 2015, y la bastante volatilidad en los mercados financieros por la propia inestabilidad del entorno europeo, pueden afectar a la recuperación del ciclo económico.

Salarios e inflación

Según reconoce hoy Miguel Valverde, en su columna habitual en Expansión, “el Gobierno siempre cita el último acuerdo salarial entre la patronal y los sindicatos para el trienio 2012-2014, como una de las principales causas de la recuperación y del comienzo de la creación de empleo, tras la durísima crisis económica”. Por ello, “el Gobierno, CEOE y Cepyme quieren que el ajuste, o la moderación, continúe en 2015 y 2016 y la única forma de conseguir eso es mantener la desvinculación entre los salarios y la inflación”.

De hecho, según apunta el autor, el director económico de la Presidencia, Álvaro Nadal, “está vigilando la negociación y para él un acuerdo satisfactorio sería la subida del 0,25% que tienen las pensiones para este año”. Estas cifras, apunta Valverde, “dejaría contentos a dos de las tres partes en la discusión: “al Gobierno, porque permite mantener la competitividad de la economía, y a los empresarios, porque teniendo los costes bajo control, los salarios ganan un poco de poder adquisitivo (la inflación ha descendido un 1,4% en el último año) y reducen el riesgo de conflictividad laboral”.

Sin embargo, “no se puede ignorar que el descenso de la inflación tiene una sola causa: la caída del mercado del petróleo y la fuerte dependencia de él que tiene España”. Este es un factor puntual, por lo que, “por la incertidumbre que hay sobre la inflación, CCOO y UGT quieren fijar un incremento salarial para este año comprendido entre el 1,3% y el 1,5%, y para 2016 y 2017, recuperar la fórmula que pactaban con la CEOE antes de la crisis”. Es decir, una subida general equivalente a la previsión de inflación media, más la productividad, y la cláusula de garantía salarial. Según Valverde, “frente a la explosión popular de Podemos, CCOO y UGT necesitan reivindicarse como organizaciones sociales. Son conscientes de que firmen lo que firmen van a recibir críticas por su izquierda. Por eso, el acuerdo puede tener problemas”.
Miembro de:
 
QUIÉNES SOMOS
CEN
Nuestras Asociaciones
Cómo asociarse
Estructura organizativa
Representación
Portal de transparencia
CEN INFORMA
Respuesta solidaria COVID-19
Noticias
Notas de prensa
Boletines
Publicaciones
Manual Imagen Corporativa
Blog del presidente
SERVICIOS
Proyectos estratégicos para empresas
Servicio Informático a empresas
Acuerdos de colaboración
  -  Compra agrupada de energía
  -  REPSOL
  -  Vodafone
Apoyo a la Transmisión de Empresas
Instalaciones
FORMACIÓN
Formación
Cursos Subvencionados
Cursos de especialización / Postgrados
Jornadas
Bonificación de cuotas
FP Dual
Acreditación de Competencias
EMPLEO
Itinerarios de Empleabilidad
Programas singulares
Agencia de Colocación
FP Empresa
  PRL  
Acciones financiadas por el Gobierno de Navarra
Acciones financiadas por la Fundación Estatal para la Prevención de Riesgos Laborales :: Acceso Web PRL ::
DATOS ECONÓMICOS
AGENDA
CEN
c/ Doctor Huarte, 3
31003 · Pamplona (Navarra)
Spain
Tel.: 948 26 33 00
Mail: info@cen.es
Web: www.cen.es

Lunes a Jueves:
De 8:30 a 14:30 - 15:30 a 18:00
Viernes:
De 8:30 a 14:30 h.
Horario de verano
Del 1 de julio al 15 de septiembre
De 8:30-14:30
 


Aviso legal

Condiciones generales
Protección de Datos