CEN INFORMA
BUSCADOR BLOG DEL PRESIDENTE
Fechas:      
11/04/2018 17:02
La dualidad del mercado laboral
La dualidad del mercado de trabajo español es, después de las elevadas cifras de parados que aún tenemos en nuestro país como consecuencia de la crisis, el segundo problema más importante existente en relación con el empleo. Esta dualidad, es decir, el elevado porcentaje de trabajadores con contrato eventual, que se sitúa a final de 2017 en el 27% del total de empleados (siendo la media de la Unión Europa el 14%), está  creando una enfermiza e injusta distinción entre fijos y temporales en el sistema laboral de nuestro país y está dañando significativamente a la sociedad en general y al mundo empresarial en particular. En Navarra, por ejemplo, solo el 7,77% de los nuevos contratos firmados en el pasado mes de febrero fueron indefinidos y el 92,23% restante, temporales.
La convivencia en las empresas de trabajadores con importantes diferencias en las indemnizaciones compensatorias en caso de despido da seguridad a unos, sabiendo que serán los últimos en ser afectados negativamente en épocas de crisis, mientras que los otros, los  temporales, desarrollan su trabajo con la certidumbre de que ellos serán los primeros afectados cuando vengan mal dadas. Tenemos pues dos categorías conviviendo en un mismo centro productivo: los que pueden mirar hacia adelante con relativa tranquilidad y, por ello, hacer planes de futuro, y los otros, que saben que su empleo tiene carácter efímero, y que antes o después volverán a engrosar las listas del paro.
 
La situación laboral de los más jóvenes está muy afectada por la temporalidad y  precisa ser corregida. El 70% de los trabajadores menores de 25 años trabajan en situación de eventualidad y están en riesgo de encadenar durante años una larga lista de contratos de este tipo, si no se pone remedio a este problema.
 
Hemos llegado a esta situación fundamentalmente por dos razones: por un lado, por la rigidez de nuestra legislación laboral, así como por la  productividad manifiestamente mejorable de muchas  de nuestras compañías, por otro. El origen de esto último es debido a que tenemos mucha presencia en sectores muy intensivos en mano de obra, con poca tecnología y poco nivel de formación de los trabajadores, y, por ello, cuando la demanda cae en las épocas de crisis, las empresas no tienen otro medio para seguir viviendo que reducir el denominador, es decir, los costes laborales, para no desaparecer, y lo hacen reduciendo las plantillas. Por tanto, prescindiendo de los trabajadores con costes de despido más bajo, es decir, los eventuales.
 
Esto explica también que, en las épocas de incremento de la demanda, las empresas sean cautelosas y recluten una cierta cantidad de trabajadores eventuales, por si el mercado se invierte, bajen las ventas, haya que bajar la producción y de nuevo tener que reducir la plantilla.
 
Para resolver este mal endémico del panorama laboral español, hay que hacer un esfuerzo por elevar la productividad, así como también incrementar el contenido tecnológico de nuestras empresas, y conseguir que nuestra competitividad se base en ofrecer al mercado productos innovadores, tecnológicamente más sofisticados y no tan intensivos en mano de obra. De esta forma, competiremos con garantía, incluso con países de mano de obra más barata que la nuestra. Si  no lo hacemos, no tendremos  futuro, ya que debido a la tecnología, la cercanía a los clientes ya ha dejado de ser una ventaja competitiva, y hoy se puede vender en cualquier lugar del mundo.
 
Por otro lado, es necesario también mejorar la actual normativa laboral, incorporando en ella fórmulas con más flexibilidad. De manera que el contrato eventual solo se utilice cuando sea justificada su precariedad, y no como un seguro para épocas de vacas flacas, logrando  que las empresas pierdan el miedo a contratar trabajadores fijos. La nueva legislación debe incorporar  fórmulas menos caras y rígidas para las situaciones justificadas de reducción de plantilla, haciendo desaparecer en muchos casos esa discriminación entre fijos y eventuales, tan arraigada en nuestro país.
 
Estas dos tareas tan necesarias de abordar para despejar nuestro destino como país solvente, generador de riqueza y bienestar, aportan inmediatamente importantes ventajas. En primer lugar,  las empresas, al contar con plantilla fijas en el tiempo, pueden destinar mayores recursos a la formación de los trabajadores, en la confianza de que su mejor cualificación y capacitación va a influir positivamente en la mejora de la productividad e innovación de la compañía, dándole a esta  más valor y haciéndola crecer creando más empleo. Así como también aportando tranquilidad y confianza a un importante número de personas, principalmente jóvenes, que habiéndose esforzado en su formación y, disponiendo de un nivel de conocimientos y aptitudes superior a las generaciones precedentes, tienen trabajos precarios y, por ello, mayores dificultades para planificar su futuro o formar una familia.
 
Sin duda, esta nueva situación redundaría en beneficio del conjunto del país, ya que aumentaría la demanda interna. Los jóvenes podrían incorporarse al mercado de la vivienda al contar con un futuro más seguro. Se mejoraría la tasa de natalidad del país, actuando positivamente sobre el futuro de las pensiones. Las haciendas públicas cobrarían más impuestos y, sobre todo, un elevado número de personas viviría mucho mejor de lo que está haciendo ahora. La tarea no es fácil, pero se lo debemos a toda una generación de españoles que se han esforzado para acceder al mercado de trabajo en las mejores condiciones posibles y que se encuentran profundamente frustrados. Hay que empezar cuanto antes, merece la pena hacerlo.
 
Artículo publicado originalmente en el especial 300 de la revista "Negocios en Navarra"


4 + 5 =  * Por favor introduce el resultado de la operación de seguridad sugerida por el sistema
COMENTARIOS (0)
Volver a listado
Miembro de:
 
QUIÉNES SOMOS
CEN
Nuestras Asociaciones
Cómo asociarse
Estructura organizativa
Representación
Nueva cultura de empresa
Portal de transparencia
CEN INFORMA
Noticias
Notas de prensa
Boletines
Publicaciones
Manual Imagen Corporativa
Blog del presidente
SERVICIOS
Proyectos estratégicos para empresas
Servicio Informático a empresas
Acuerdos de colaboración
  -  Compra agrupada de energía
  -  Compra agrupada de gas
  -  REPSOL
  -  Vodafone
Apoyo a la Transmisión de Empresas
Instalaciones
FORMACIÓN Y EMPLEO
Formación
Agencia de Colocación
FP Empresa
FP Dual
Itinerarios de empleabilidad
Acreditación de Competencias
Postgrado Dirección Avanzada IE
  PRL  
Acciones financiadas por el Gobierno de Navarra
Acciones financiadas por la Fundación Estatal para la Prevención de Riesgos Laborales :: Acceso Web PRL ::
DATOS ECONÓMICOS
AGENDA
CEN
c/ Doctor Huarte, 3
31003 · Pamplona (Navarra)
Spain
Tel.: 948 26 33 00
Mail: info@cen.es
Web: www.cen.es

Lunes a Jueves:
De 8:30 a 14:00 - 16:00 a 19:00
Viernes:
De 8:30 a 14:30 h.